Clases, cursos y actividades de patinaje a tu medida

Como primera escuela de patinaje en Barcelona, en la Escuela Oficial de Patinaje Inline ofrecemos el abanico probablemente más amplio de clases, cursos y actividades en patines en España. Tanto para adultos como para niños, sea cual sea tu nivel de patinaje y tengas o no patines, puedes elegir entre una gran variedad de cursos, clases y actividades de patinaje:

Nuestras clases y cursos de patinaje

Actividades en patines que también puedes disfrutar

La mayor oferta de patinaje y actividades en patines

En la Escuela Oficial de Patinaje Inline tenemos probablemente la mayor oferta de cursos y actividades de patinaje. Tanto si eres un principiante como si ya eres un patinador experto, podemos ofrecerte un gran abanico de cursos y clases de patinaje para que mejores tu técnica o, simplemente, para que disfrutes al máximo de tus patines.

La mayoría de nuestros cursos, clases y actividades de patinaje, están indicados a toda la familia. Por lo tanto, son aptas para niños y niñas a partir de 4 años hasta adultos de 99 años!

Pulsa en cada uno de los cursos o actividades de patinaje de esta página para obtener más información.

Igualmente te invitamos a contactar con nosotros si no sabes por dónde empezar.

Y, sobre todo, ten claro que todo el mundo aprende a patinar! Venga, ven con nosotros y podrás descubrir tu ciudad con patines en menos de lo que te esperas!

Preguntas frecuentes sobre aprender a patinar y nuestras clases de patinaje

Aprender a patinar no es difícil, aunque todo depende de la persona. En nuestra experiencia, una persona puede empezar a deslizarse sobre patines en la primera sesión, para aprender a girar y frenar con seguridad en 4 o 5 clases. Más que un tema de dificultad es un tema de actitud y dedicación. Cualquier persona con interés por patinar, puede llegar a hacerlo sin problemas.

La edad mínima que recomendamos para empezar a patinar es de 4 años, todo y que hay niños o niñas que con 3 años de edad ya tienen aptitudes para aprender a patinar. En cuanto a la edad máxima, no hay límite. Sin embargo, hay que ser conscientes que el patinaje, como cualquier actividad motriz, tiene un cierto riesgo de caída y a mayor edad, más probabilidades hay de lesionarse en caso de caída. En nuestra escuela, hemos tenido alumnos y alumnas de más de 70 años que han aprendido a patinar sin problemas y que ahora patinan de manera regular por la ciudad.

Una de las señas de identidad de la Escuela Oficial de Patinaje es la calidad de nuestras clases. Y dicha calidad sería imposible sin limitar el número máximo de alumnos por clase. Por ese motivo, tratamos de limitar las clases a un máximo de 12 alumnos, todo y que intentamos que sean de menos alumnos.

En nuestra escuela, la calidad de las clases es nuestra principal preocupación. Por ese motivo procuramos siempre contar con los mejores profesores e instalaciones de patinaje. Esto, obviamente, tiene un coste y nuestros alumnos al pagar por sus clases cuentan con esa calidad y dedicación que nuestros profesores pueden ofrecerles al ser grupos reducidos. En lugares dónde se ofrecen clases gratuitas, tanto la calidad de los profesores como el alto volumen de alumnos, hace imposible que las clases tengan un mínimo de calidad.

En nuestra escuela obligamos a todos los alumnos y alumnas a llevar todas las protecciones, es decir, casco, rodilleras, coderas y muñequeras. Además, solemos dar las clases en lugares con el suelo muy liso y sin obstáculos. Eso hace que el riesgo a hacerse daño se minimice al máximo. Obviamente siempre hay la posibilidad de caerse cuando se aprende a patinar, pero el riesgo de hacerse alguna lesión de gravedad es realmente remota.

Lo principal para aprender a patinar es tener ganas de aprender. A partir de aquí, se necesitan patines y protecciones. No hace falta comprarse un equipamiento muy caro, aunque vale la pena invertir en que sea de una cierta calidad. Por unos 150€ como mucho podemos tener tanto patines como protecciones de muy buena calidad.

Cada persona es diferente, por lo que poder predecir con antelación el tiempo que requerirá aprender a patinar es muy difícil. También habría que definir qué significa aprender a patinar. Una cosa es poder moverse sobre patines con una cierta seguridad y realizar giros y frenadas básicas. Otra es poder usar los patines como si de un medio de transporte se tratara. En cualquier caso y en nuestra experiencia, en unos 2-3 meses de clase, acompañadas con algo de práctica esporádica, una persona puede patinar por la calle con bastante seguridad.

Los patines en línea y los de 4 ruedas son muy diferentes en cuanto a técnica. Aunque pueda parecer lo contrario, los patines en línea son más estables y fáciles de aprender a usar ya que su base es más larga. Al final depende un poco de la persona, aunque en principio, puede resultar más fácil aprender a patinar con patines en línea.

Hacer ejercicio es siempre una buena idea. Con el patinaje, se trataba mucho el tren inferior, es decir, todos los músculos de las piernas y los glúteos, y a su vez las abdominales y lumbares. Aunque en menor medida, también se trabaja algo el tren superior. En un gimnasio, se puede trabajar la musculatura para conseguir resultados similares o hasta mejores. No obstante, el patinaje aporta otros beneficios como la mejora en el equilibrio y coordinación y, mucho más importante, ayuda a liberar nuestra mente dándonos un sentimiento de libertad que no es tan fácil de conseguir estando encerrado entre 4 paredes.

Realmente, si hablamos a nivel de salud y bienestar, lo ideal sería combinar tanto el patinaje como el gimnasio.

¡Todas las que puedas! Sobre todo, cuando se empieza a patinar, lo recomendable es llevar cuantas más mejor, es decir, casco, rodilleras, coderas y muñequeras. Incluso no está de más, llevar pantalones protectores. Uno de los motivos más habituales de abandono cuando se aprende a patinar, es hacerse daño las primeras veces que se prueban unos patines. Si esas caídas que seguro que vendrán al iniciarnos con los patines, no nos hacemos ni un rasguño, estaremos más tranquilos para seguir aprendiendo. Con el tiempo, y si se es consciente de los riesgos, se puede ir prescindiendo de algunas protecciones ya que pueden resultar incómodas si patinamos durante mucho tiempo. Eso sí, por mucho que sepas patinar, nunca patines sin casco!!!